Saltar al contenido →

Todo lo que necesitas saber sobre la limpieza del sensor

Seguro te ha pasado: “Tengo suciedad en las fotos ¿De dónde viene? La suciedad aparece en el mismo sitio siempre.” Lo que pasa es que el sensor se carga de estática y atrae las partículas que pueda haber en la parte trasera del objetivo y en el compartimento de la cámara.

A los inicios de la era digital

Cuando aparecieron las réflex asequibles de unas y otras marcas, como Kodak, Nikon, o Canon… los primeros modelos no tenían ningún sistema de limpieza del sensor y tampoco se nos advertía que el filtro de paso bajo del mismo, que iba cargándose de estática, atraía el polvo y la suciedad.

Para el fotógrafo que trabaja con alta frecuencia en exteriores la suciedad en el sensor es una pesadilla, un tema no del todo solucionado en muchos modelos de cámaras.

Una fotografía macro en la que aparecen numerosas manchas de partículas depositadas en el sensor

En un principio, los fabricantes no proporcionaban servicio técnico ni asistencia al profesional sobre cómo había que limpiar los equipos. Pensaban que lo ideal era que cada fotógrafo tuviera varias cámaras. Tres o cuatro cuerpos y así siempre tener uno limpio. O bien, evitar cambiar de óptica: utilizar un cuerpo por cada objetivo sin desacoplarlo.

Como no todos podemos trabajar de esta manera, nos vemos obligados de cambiar de lente en un mismo cuerpo, dejando al descubierto por unos cuantos segundos el sensor de la cámara. Así llegan las inevitables rayas y deterioros de los filtros que cubren el sensor. Y sin la ayuda de los fabricantes, los fotógrafos se vieron obligados a aprender aprender a limpiar el sensor por si mismos, con riesgos inherentes de dañarlo, lo que sucedía con frecuencia al no saber cuál era la mejor opción. Pasado el tiempo aparecieron decenas de métodos que no eran ni los idóneos ni los efectivos.

Incluso hoy en día la limpieza del sensor ocasiona problemas, Internet está lleno de webs y blogs donde se informa sobre cómo hacerlo con diversos sistemas, no todos efectivos, no todos seguros.

Olympus fue pionera en descubrir y tratar este problema.

Mediante la ubicación de un cristal de zafiro frente al sensor que vibraba a velocidad ultrasónica de 35000 ciclos/segundo hacía caer el polvo a una superficie adhesiva.
Este método de vibración ha sido incorporado a la mayoría de cámaras con autolimpieza del mercado, pero en muchos casos, con menor efectividad.

Por ejemplo, en el marco de la Photokina 2006 cuando Canon presentó su primera cámara con un sistema de limpieza de sensor muy parecido al que ya disponían algunas reflex Olympus y la Sony A100. En muchas webs se atribuyó a las protestas de usuarios, denotando que era complicado mantener el sensor limpio en un día cotidiano de trabajo.

¿Realmente eficaz?

Leyendo esto parece como si este método fuera efectivo, pero en realidad, además de no funcionar ante una condensación, las partículas de suciedad que se desprenden en las vibraciones caen a una parrilla donde quedan adheridas hasta que se satura y se vuelve ineficaz.
Ante la condensación que se puede producir en los equipos al fotografiar en una fría noche y regresar a casa, pongo por ejemplo, las partículas se adhieren al filtro y quedan firmemente pegadas.

Marcas independientes aprovecharon el vacío de información para sacar sistemas de limpieza de diversos tipos: bastoncillos, pinceles, aspiradores, lupas, líquidos, paños… mientras los fabricantes no solucionaban las carencias y problemas generados por sus propios equipos

Tarde o temprano el fotógrafo tiene que afrontar este problema. Si se trata de fotografiar solo durante algunos fines de semana al año, podemos tener precaución y no será un gran problema. Para los muchos que utilizamos el equipo con frecuencia y en exteriores, hay numerosas estrategias, como la de disponer de dos cuerpos, cada uno con un objetivo.

¿Cómo limpiar el sensor entonces?

Si vas a limpiar el sensor por ti mismo ten cuidado y sigue estos simples consejos:

– Ten cuidado al abrir el compartimento de la tarjeta, ya que también hará descender el mecanismo del espejo y causar una posible avería.

– Mantén bien limpia la bolsa de transporte y las partes traseras de tus lentes para evitar la entrada de polvo en el sensor.

– Lo ideal es comenzar con una limpieza exterior. Luego procedemos a un soplado del compartimento interno, pero no con cualquier aire en lata a presión o aire de compresor, pues pueden expulsar agua o residuo. En su lugar utiliza un soplador a presión bien limpio. Siempre con la cámara hacia abajo, para que caiga la suciedad.

-El sensor tiene carga electrostática cuando está encendido, procura apagar la cámara y mantenerla hacia abajo para cambiar el objetivo.

-Las motas que ves en una foto están invertidas en su posición en el sensor, pues la imagen se invierte.

-Los pinceles cargados de electrostática no limpian el polvo adherido por condensación.

Publicado en LumenTips

Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

NUESTRA TIENDA VISITA TAMBIEN INFORMACIÓN SOBRE LA TIENDA
Accesorios
Energía
Iluminación
Para Canon
Para Nikon
Trípodes
Accesorios de Estudio
Lentes y Filtros
Cámaras


Tienda cosmeticos maquillaje

HORARIOS DE ATENCION:
Lunes a Viernes 8:30am a 6:30pm
Sábado 9am a 2pm.

DIRECCION:
Cra. 98b #140b-77 Bogotá - Colombia